Las mujeres de los Úsuga, el final de la estructura criminal Imprimir
Escrito por Radio Palmira   
Viernes 15 de Mayo de 2015 07:20

La estrategia de la Policía es dar con las compañeras de los capos para presionar su caída.

.

Los mafiosos suelen rodearse de muchas mujeres, sobre todo bonitas y una que otra inteligente. Muchas como compañeras y otras como apoyo en sus actividades mafiosas. Es lo que ocurre al interior de una de las organizaciones mafiosas más sangrientas del país: el Clan de los Úsuga.

En las dos últimas semanas las autoridades capturaron a varias de las mujeres más cercanas de esta organización criminal. Son ellas Martha Cecilia Madrid, alias la Jefa, cuñada de ‘Otoniel', máximo jefe del clan. Ella, aseguraron las autoridades, era quien se encargaba del lavado de dinero ilícito a través de una iglesia anglicana.

En las últimas horas los hombres de la Dijín también detuvieron a Fanny Grueso, alias la Chola, hermana de alias Gavilán, otro de los jefes de la organización mafiosa.

Es que, manifestó recientemente el general Rodolfo Palomino, director de la Policía Nacional, “quitándoles sus ‘reinas’ en la actividad criminal” se les está derribando su soporte de confianza, es así como con los operativos se van acercando a su principal objetivo, ‘Otoniel’, por quien Palomino ofreció 1.500 millones de pesos de recompensa a quien dé información de su paradero.

El pasado 4 de febrero la Policía detuvo a Blanca Senobia Madrid Benjumea, alias La Flaca, esposa de ‘Otoniel’. Fue ese el momento en que los uniformados consideraron estar más cerca de ‘Otoniel’.

De sus más cercanas fue capturada su hermana, Nini Johana Úsuga David, alias la Negra.

En otros operativos cayó otras de la lista de mujeres de confianza de la estructura narcotraficante, una de ellas fue alias la Doctora, quien junto a otro hombre, apodado ‘el Barbas’, lavaban dinero a través de una empresa fachada dedicada –dice la investigación– a la venta de pólizas en Cali.

También entre las mujeres, que ya están tras la rejas, aparece una mujer apodada ‘la Leona’, quien se encargaba de los cobros y además al sicariato. Su captura ocurrió en Segovia (Antioquia), quien cayó en poder de las autoridades en junio del año pasado.