Empresas de once países buscan negocios en Colombia PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Radio Palmira   
Domingo 28 de Junio de 2015 09:13


Luis Felipe Jaramillo Lema, presidente de la Cámara Colombiana de Franquicias (Colfranquicias), y a su vez de Leaders For Management, tiene claro que para ser emprendedor y empresario no es necesario comenzar de cero y crear una compañía. La clave, lo dice una y otra vez, está en las franquicias, que no es más que la adquisición del uso de una marca ya exitosa y su implementación en el mercado. Por eso, como director de la Feria Andina de Expansión de Negocios y Franquicias (Fanyf), que será este 1° y 2 de julio en Corferias, habla de por qué este modelo de negocio es uno de los que más está jalonando el PIB justo en momentos en los que la economía está perdiendo su ritmo de crecimiento.

La más reciente encuesta de Datexco dice que el 50,4% de los preguntados quieren ser independientes, que son cada vez más los colombianos los que buscan montar su propia empresa. ¿Nos aburrimos como empleados?

Hoy tenemos más conocimiento y oferta de apoyo al emprendimiento en el país. Todo cambió desde la expedición de la Ley de Emprendimiento en 2006, porque se han conformado redes que han logrado que sea menos exótico hacer empresa. La ayuda de las universidades, las cámaras de comercio y las incubadoras empresariales generaron más respuesta a esas personas que estaban y están soñando con el negocio propio. Lo que tenemos ahora es más soporte en la formación y eso ayuda a que exista menos miedo a convertirse en empresario.

¿Por qué la gente busca emprender más en los típicos negocios de comida si es lo que más hay? ¿Por qué más de lo mismo? 

Las comidas son una respuesta natural. Siempre se piensa en hacer empanadas, eso es lo que primero llega a la mente de los que quieren comenzar. Existe mucha disposición a ofrecer lo que tiene una demanda alta, ahí está la respuesta. Los servicios son el segundo renglón y eso pasa porque han surgido muchos formatos nuevos con guarderías infantiles, centros de formación, reparación y lavado de vehículos, de fachadas, inmobiliarios, gimnasios y centros de belleza tipo spa. Están despertando mucho interés porque no se necesita la especialización de quien debe manejar inventarios.

El mayor problema cuando se emprende siempre son los recursos...

El emprendedor siempre busca alternativas y en ese sentido la primera son sus familiares y sus amigos. Por eso es muy importante que la banca se vuelque con una solución. Colfranquicias firmó un acuerdo con el Ministerio de Comercio y estamos trabajando con Bancoldex y Bancolombia para buscar soluciones de ese tipo. Buscamos que se adopte un modelo de crédito donde se financien, por ejemplo, la adquisiciones de franquicias. Hay experiencia internacional en la materia en Argentina, México, Brasil, España y Costa Rica.

Comienza la feria de franquicias en su novena edición. ¿Qué traen este año de nuevo?

Vienen 103 expositores, más de 50 marcas y crece en un 30% por tamaño. Por primera vez tenemos un pabellón de país invitado: Argentina, que es el principal exportador de franquicias de América Latina. Trae marcas como Fredo -la cadena de helados-, Café Martínez y Cielo Raso. Viene una delegación fuerte de Brasil con empresas como Carmen Steffens, que tiene más de 150 tiendas y aquí abrirá en Cali y Medellín. De España llegan Llaollao Helados, Marco Aldany -peluquerías con más de 700 franquicias en el mundo,- eKids, que es juguetería. De Estados Unidos vienen jugadores fuertes del negocio de la lavandería.

A los empresarios o, por lo menos, a los nacientes empresarios siempre les hace falta formación académica. ¿Ustedes aportan algo en la materia?

Tenemos seminarios para emprendedores que quieren convertirse en franquiciados contando cómo deben hacer el proceso, el lugar ideal y el equipo adecuado. Y para las pymes habrá charlas de cómo convertir su negocio en franquicia. Todo esto con expertos de siete países.

¿En tiempos de paz qué papel pueden cumplir las marcas y sus franquicias?

El 30 de abril Colfranquicias firmó un convenio con el Ministerio de Comercio y por medio de Innpulsa vamos a estructurar una convocatoria especializada para apoyar a franquiciantes a crear soluciones de microfranquicias enfocadas en las víctimas del conflicto. En la feria se va a presentar, impulsado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), un estudio del estado de la microfranquicia en Latinoamérica y Colombia. Desde ahí veremos qué se puede aplicar para hacer de ella el modelo de inclusión social. Lo propio va a hacer Colciencias, que traerá a un grupo de pescadores del golfo de Morrosquillo y una tienda-taller de instrumentos musicales que tienen la potencialidad de expandirse. Esto desde la economía solidaria.

Macroeconómicamente hablando, ¿qué representan las franquicias para el país?

Hasta el año pasado el sistema de franquicias crecía al 11%, se abrieron más de 1.000 nuevos negocios a través de ese modelo, estábamos en 8.900 unidades de negocio franquiciados, y en este primer trimestre vamos creciendo en número de aperturas un 7% y alcanzamos los 9.500. Los sectores de comercio y servicios, con comidas rápidas y restaurantes, están jalonando el PIB, crecen a dos dígitos, más rápido que las redes de empresas que no están vinculadas. Es el sector más dinámico. Vemos la llegada de muchos empresarios que le siguen apostando al país y muchos conceptos de negocios que se pueden replicar. La demanda que hay es muy grande, porque el consumidor colombiano paga por cosas de calidad.

¿Cuánto se está invirtiendo en ellas?

Hay microfranquicias desde los $8 millones. Se tienen servicios de mensajería, jugos, lavado de carros, plantas purificadoras de aguas, productos orgánicos y alimentación. El 70% de los negocios están por debajo de los $140 millones y después vienen los que no corresponden a una unidad, sino a la creación de varias unidades para ponerlas por cantidad en las regiones. Esas van entre los $300 millones y los $1.000 millones. Y hay otras que son grandes restaurantes o clínicas. Eso incluye, en todos los ámbitos, el mobiliario, la adecuación del lugar, los equipos, el pago del canon de entrada por pertenecer a la marca y los gastos operativos hasta que llegue a punto de equilibrio.

Con tanto interés que hay por crear empresas, ¿en dónde hay oportunidades para los que quieren empezar?

Agua embotellada tiene una oportunidad enorme con tantas poblaciones sin ese preciado líquido. Hay microfranquicias de plantas que la purifican y la ofrecen embotellada. Es un negocio en el que se podría participar. El mercado de los helados está muy fuerte, con el concepto de los artesanales tipo italiano y el helado bajo en calorías y dietético, porque en Colombia se está consumiendo mucho alimento saludable. Perfumería está subiendo y a lo que le veo mucho futuro en microfranquicia es a servicios de adecuación y reparación del hogar, comidas rápidas con sánduches, perros calientes y pandebonos. Y veo una amplia oportunidad a estos chalecos que le ofrecen sesiones de 20 minutos a la gente para rebajar de peso. ¿Por qué? Porque en Colombia no hay un mercado o marca dominante, eso tendrá mucho crecimiento en las regiones e incluso en Bogotá, donde el tráfico es tan pesado y movilizarse tan complicado. Ese modelo les servirá a los entrenadores físicos sin local para que les presten el servicio a domicilio a sus clientes.

 
AddThis Social Bookmark Button

 

Haga clic para escuchar nuestra emisora EN VIVO

Usuarios en línea

Tenemos 29 invitados conectado

El Video de la Semana




Radio Palmira 1050 AM | Todos los derechos reservados
Administrador del Sitio | Correo Corporativo
Implementado por KTS